#7: O Juremos con Gloria Morir

La reciente docilizada rural de los Pérez Lamadrid, Caterín Altamiranda, es interrogada violentamente por El Tigre, debido a su pasado limeño. El capitán del Círculo Argentino de Bordeu le exige información sobre el denominado Enviado del Padre en la Tierra. 


― No sé si le interesará pero conocí personalmente a otro de los que estuvieron en el milagro con el pendejito mágico, señor ―arriesgó y el capitán Tigre frenó a su caballo en forma intempestiva―. Mohamed Gutiérrez. Vive en los monoblocks de Tiro Federal y tiene mi edad. Su hermano mayor fue asesinado por ser fiel a Lima en el levantamiento ― «la traición», no pudo evitar pensar Caterín― de Molteni. Iba a la Formación conmigo y le puedo decir lo que necesite, señor. (más…)

#6: El Interrogatorio del Capitán Tigre II

La reciente docilizada del CAB, Caterín Altamiranda, recibe la visita la de la Unidad de Frontera del Tigre, en un puesto de vigilancia de la familia patricia Pérez Lamadrid. Durante el interrogatorio, la chica habla como una limeña y el capitán bordense se enfurece.


― Milagro de la Sede, la punta de mi verga ― raspó la garganta del Tigre y le escupió flema en la cara ―. Decime todo lo que sabés o te abro por las tripas y te cuelgo de un poste para que por lo menos sirvas de comida para las lechuzas.

― Quiero recordarle señor que estas tierras y todo lo que hay en ellas pertenecen a la familia Pérez Lamadrid ―Caterín Altamiranda recordó las palabras que Carlo le había sugerido alguna vez, se limpió la flema del Capitán Tigre de la cara y trató de mostrarse firme―. Si me hace algo tendrá que responder ante ellos. Señor.

El Tigre se apeó del caballo. (más…)

#5: El Enviado del Padre en la Tierra

Caterín Altamiranda, recibe la visita la de la Unidad de Frontera comandada por el Tigre, al borde de una tormenta furiosa. Su intención es acortar el diálogo lo más posible, sin embargo, durante el interrogatorio, se genera un silencio incómodo y el capitán bordense interrumpe perturbadoramente la rutina.


― ¿Novedades? ―Tigre nunca devolvía el saludo a personas de círculos inferiores.

― Ninguna novedad. Ni humanos ni perros ni otros animales.

De repente se generó un silencio incómodo. Se suponía que él diría alguna cosa y se iría, pero, de repente, estaba ahí callado y con actitud reprobadora. Caterín no quería ni toser, pero los segundos pasaban sin que se expresara palabra y el frío hacía cada vez más densa la espera, que podía ponerse húmeda en cualquier momento. Y, de repente… (más…)

#4: El Interrogatorio del Capitán Tigre

Caterín Altamiranda, docilizada del Cuarto Círculo de Bordeu, está asignada al puesto de vigilancia de Alférez San Martín, propiedad de los Pérez Lamadrid. Recibe la visita la de la Unidad de Frontera comandada por el Tigre.


El Tigre, el capitán Tigre, tenía un ojo entrenado en escudriñar la traición y la mentira. Caterín iba a tener que fingir el respetuoso miedo regular, al que el chimango estaba acostumbrado a presenciar ante un miembro del Círculo de la Escoria. Si él llegaba a descubrir un temor diferente, mandaría a uno de sus muchachos para que haga su magia y obtenga la verdad. (más…)

#3: Los Círculos de Bordeu

Caterín Altamiranda llega al Círculo Argentino de Bordeu tras la Traición de Molteni contra el General Lima. La adolescente e asignada al puesto de vigilancia de Alférez San Martín, donde recibe la visita de la Unidad de Frontera con peor fama del CAB, comandada por el Tigre.


Los mitos, a los que daban crédito los traidores, decían que en el Segundo Círculo se vivía igual que en la preguerra. La electricidad no se escatimaba como pasaba en la RSL. Uno no tenía que comer obligatoriamente en los comedores o las porquerías de estación que venían en los bolsones, porque, en los campos de Bordeu, todavía existía el dinero y uno podía gastarlo en lo que quisiera. Las jornadas laborales en el segundo nivel eran de ocho horas y uno trabajaba de lo que deseara, si tenía algún talento para ello. En la Resistencia, siempre se había quejado el padre de Caterín, tu culo era del dictador Manuel Lima y él lo ponía a trabajar donde se le cantaba y por el tiempo que se le cantara. (más…)